sábado, 26 de marzo de 2011

Entrevista y reseña de Norte de Ciudad Juárez sobre VOTAR O NO VOTAR




Aumenta abstencionismo electoral en jóvenes de la esfera social alta
Hérika Martínez Prado 
2011-03-26


El abstencionismo electoral en Ciudad Juárez se ha incrementado en los niveles socioeconómicos más altos, principalmente en el caso de los jóvenes, señaló el investigador y coordinador del libro Votar o no Votar, presentado ayer por el Instituto Estatal Electoral de Chihuahua (IEE) y el Colegio de Chihuahua (Colech).

Se trata del ?Juárez viejo?, como Los Nogales, Campestre, y fraccionamientos aledaños a las avenidas Lincoln, Ejército Nacional y Paseo Triunfo de la República, dijo Carlos Murillo González.
En general, los jóvenes de la ciudad "realmente no están viendo un futuro, ni se están viendo como parte de construir un mejor porvenir al que están viviendo ahorita", comentó sobre los fronterizos entre 18 y 25 años de edad, después de un año de trabajo de campo para la realización del libro.
"La gran sorpresa es que cuando fuimos al Tec de Monterrey, la UACJ y la UACH vimos que hay mucha inconformidad, y también te encuentras chavos que no votan, que no les interesa, que no creen en las elecciones, en los partidos".
En los grupos de alto nivel socioeconómico, la gente que votaba dejó de votar en los últimos años, porque "hay un desencanto muy profundo".
"Este grupo es el que está más informado y si estás informado ves con más claridad lo que está pasando, y ahí ya es cuestión de conciencia? y han dejado simplemente de participar", apuntó.
En presencia del consejero presidente de IEE, Fernando Antonio Herrera Martínez; el subsecretario de Educación del estado, Carlos González Herrera, y el secretario general del Colegio de Chihuahua, Luis Álvaro Moreno Espinosa, Murillo González destacó que el fenómeno de abstencionismo en Juárez ha aumentado mucho en los últimos años, y desde 1999 no ha rebasado más del 50 por ciento de los votantes.
Esto debido a la crisis económica, la violencia y crisis política.
Votar o no Votar es una investigación sociológica sobre la cultura política de los juarenses en la que participaron más de 200 personas de organizaciones no gubernamentales, partidos políticos, escuelas, universidades, jóvenes, mujeres, adultos mayores, académicos, activistas, artistas, políticos, empresarios, religiosos y periodistas.
En 1998 en los extremos de lado de Anapra y el surponiente de la ciudad, así como el Valle de Juárez se encontró la mayor cantidad de abstencionismo, con un 30 a 36 por ciento de participación electoral.
La clase media, media alta y alta es quien más votó, al igual que en la distribución de la participación electoral en Juárez en el 2007.

Ese año se encontró nuevamente que en sectores como Anapra, Felipe Ángeles y todo el poniente de la ciudad, así como en los nuevos fraccionamientos en el suroriente sólo votó entre el 24 y el 27 por ciento, mientras que en las clases altas el voto se dio entre el 33 y el 38 por ciento.
Esto porque en general persiste un desencanto con la política, un malestar con los políticos, contradicción entre discurso y la práctica.

"La gente se da cuenta de los discursos que no son aterrizados en la realidad que le toca vivir".
Se tiene un desconocimiento de conceptos políticos, porque mucha gente no sabe qué es democracia y no conoce sus derechos, pero a pesar del desencanto la gente tiene anhelo de cambio, señaló.
Se encontró una despolitización, porque la gente está metida en todo menos en la política; analfabetismo político, enajenación, frustración, individualismo, autoritarismo, mayor abstencionismo en jóvenes.
"Una de las características en Juárez es el individualismo, que tiende al egoísmo y no relacionarse con lo que está pasando en el mundo", comentó el investigador.
Entre las recomendaciones, señaló la construcción de una ciudadanía con voluntad; promoción de la cultura democrática, en la casa, trabajo o las calles; trabajo con jóvenes y partidos políticos que tienen como encargo la promoción de la cultura democrática para que no se ahuyenten los pocos votantes que quedan, así como atención de psicología.
Entre los nuevos retos, dijo, se encuentra la participación más allá de lo electoral, "si vas a trabajar a nivel de seguridad a lo mejor tienes que empezar con el vecino, porque la circunstancia de violencia e inseguridad va a generar que por instinto tengamos que juntarnos para ver qué hacemos para resolver esto".


nota tomada de: http://nortedigital.mx/noticias/local/22454/