martes, 21 de diciembre de 2010

¿Cómo tomar la liberación de Diego?


Diego Fernández de Ceballos, “El jefe Diego” fue liberado después de siete meses de cautiverio en los que se especularon y se siguen especulando muchas cosas, sobre todo opiniones encontradas (a favor y en contra) de su muerte, liberación, forma de ser, forma de actuar, etcétera. En este país de desconfiados(as) ya nada nos sorprende, sólo nos contenta expresar nuestras dudas, tristezas, enojos o alegrías (aunque estas últimas resultan ser las mínimas).

Fernández de Ceballos sin duda alguna es un político polémico, indispensable en la historia reciente de México para comprender muchas cuestiones políticas y por lo tanto, con muchos y poderosos aliados, así como también muchos enemigos, por lo mismo muchos celebran su liberación mientras otros tantos expresan su malestar y desencanto. Otra vez el país surrealista llamado México se entretiene en la novela mediática en la que suelen caer los acontecimientos importantes tan llenos de versiones oficiales y populares.

Su Amigo Fauzi Hamdan, abogado panista y rector de la Escuela Libre de Derecho, desde un inicio comentaba sobre la desaparición de Diego como un secuestro obra de un “grupo de gran poderío”, según entrevista con Carmen Aristegui, por tal razón se pensó en una acción guerrillera, que luego apuntarían los medios hacia el Ejército Popular de Liberación (EPR) activo en la zona donde fue secuestrado Fernández de Ceballos, en el estado de Querétaro. Finalmente los otrora misteriosos “desaparecedores” se sabe ya, se hacen llamar Red por la transformación global y en su primer comunicado dejan muy claro la razón del secuestro de Diego: como un ejemplo de venganza popular hacia la clase política-empresarial, particularmente hacia quienes ellos consideran han engañado y robado a la sociedad mexicana.

¿Y cómo no relacionar a Diego con lo peor de esa clase política-empresarial? Este señor es pieza clave en el fraude electoral de 1988; sospechosa su cercanía con Carlos Salinas de Gortari y cómo no, sus no menos graves litigios en contra de grupos vulnerables, o si se quiere ver de otra manera, a favor de poderosos empresarios. La arrogancia de su personalidad, su lenguaje despectivo hacia los pobres y mujeres, su riqueza ¿lícita?, su influencia en el PAN, todo lo señala como un “hombre del sistema”. Quienes perpetraron su secuestro sabían muy bien el impacto que iban a lograr con su acción.

Se especula que su secuestro fue una simulación, que la Red no existe, que se busca hacerlo “héroe” para lanzarlo como candidato presidencial del PAN hacia el 2012 y muchas cosas más. Lo cierto es que la clase política está muy contenta, comenzando con Felipe Calderón, pero quién sabe si en el fondo no se sientan amenazados por quienes consideran una clase (o raza) inferior: el pueblo de México. Cierto que habrá un antes y un después del secuestro de Diego, pero en realidad no sabemos las reacciones que pueda generar en la clase política a raíz de ello.

Muy mal se van a ver las “autoridades” si encuentran a las y los secuestradores de manera rápida y aplican todo el peso de la ley, o peor aun, como acostumbran con los narcos, intentan asesinarlos a todos(as), pues eso no hará más que hacer más gruesas las diferencias de clase y dejará un malestar mayúsculo en los estratos más desprotegidos. Bien sabemos que la justicia no baja hacia los sectores menos pudientes, como bien se puede comprobar en el caso de Marisela Escobedo, asesinada frente a palacio de gobierno en Chihuahua por exigir justicia, tan sólo unos días antes de la liberación de Diego. Como quiera que sea, es una apuesta que la clase política y sobre todo Calderón, no pueden ganar: apuntarían hacia una derrota moral.

El Diego que aparece hoy ante los medios de comunicación, mesurado en su hablar y agradecido con su fe, no se ve muy distinto, salvo por la barba, al egocéntrico Diego de antes, petulante, dueño de sí. ¿Habrá reflexionado sobre su actuar, su vida y su muerte durante el tiempo que duró en cautiverio?, ¿volverá a ser el mismo, cambiará?, ¿enfrentará algún día a la justicia por el daño que hecho a la nación? Sólo el tiempo lo dirà.

1 comentario:

Koan dijo...

Saludos...
Quiero hacerte la mas cordial invitación a formar parte de los autores de DESPIERTA LIBERTAD www.despiertalibertad.blogspot.com
En este blog puedes escribir lo que quieras, cuando quieras de manera totalmente libre. La idea es un poco publicar las mismas entradas que haces en tu blog, o algunas reflexiones personales, particulares o que consideres importantes, pero sin ningún tipo de obligación o fecha de publicación o nada por el estilo. El objetivo es formar un grupo de personas de habla hispana y castellana que publiquen y difundan temas como los que tu tratas en tu blog. Lo que pasa en algún lugar de mundo puede suceder (y sucede) en todo el mundo.
Ojalá aceptes la invitación, de ser asi puedes mandarme tu e-mail a koan2112@yahoo.com para enviarte la invitación o si gustas puedes visitar mi blog personal www.intentandolautopía.blogspot.com
Te agradezco por tu atención.
Saludos...
"Uno a uno no somos nada...juntos tenemos una oportunidad."