miércoles, 3 de febrero de 2010

Renuncia y juicio político

En los Estados Unidos Mexicanos todo individuo gozará de las garantías que otorga esta Constitución, las cuales no podrán restringirse ni suspenderse, sino en los casos y con las condiciones que ella misma establece.
Artículo 1, Constitución de los Estados Unidos mexicanos.




Por dignidad, las autoridades de los tres niveles de gobierno (federal, estatal y municipal) así como los encargados de la seguridad y de los operativos X, deben renunciar y enfrentar un juicio popular que los haga verdaderamente rendir cuentas sobre la gran masacre de dos años en Ciudad Juárez.

¿Por qué la masacre del sábado 30 de enero? Es lo que los habitantes de Ciudad Juárez, nos estamos preguntando desde el acontecimiento. El único mensaje lo suficientemente claro es sentirnos atemorizados como sociedad para que ni en nuestras casas nos sintamos a salvo. No es creíble que un convoy de 7 automóviles con 12 ó 15 rufianes armados con armas largas haya pasado desapercibido por la infinidad de retenes y rondines de los miles de militares (¿Qué no se iban a ir?) pefepos y de la policía estatal y municipal. No es posible que cinco minutos de refriega no hayan sido escuchados y que además hayan podido huir; huele muy mal, huele a cohecho y apunta directamente al Estado, no a las mafias (si es que el Estado no lo es ya).

Como no hay coherencia ni lógica en las respuestas oficiales; como de hecho hay respuestas frías y contradictorias, además de la evidente incapacidad del Estado en dar explicaciones (ya ni si quiera soluciones) lo único que tenemos como sociedad (además de organizarnos) es acudir al chisme y armar hipótesis de lo que nos está pasando, pero sin quitar el dedo del renglón: los responsables de los tres niveles de gobierno deben de rendir cuentas por esta barbarie. Aquí algunas hipótesis:

Amenazas del narco a Calderón. Supuesta mente el pesudopresidente Felipe Calderón (más valiera que pida asilo político y se quede en Japón) fue amenazado con anterioridad por las “bandas de narcotraficantes” (¿cuáles? Si nunca nos dejan saber los mensajes que se dejan) que si no dejaba de favorecer a unas y atosigar a otras, emprenderían acciones como la del sábado 30 de enero. Si esto es así, vemos la debilidad de Calderón ante bandas mejor organizada que su “estrategia”. Si el problema son las drogas, déjese de pendejadas y legalice; el problema no son las drogas, sino los miles de millones de ganancias que deja su prohibición.

Una guerra más de Estados Unidos. Hablando de adicciones, la “lucha” contra las drogas tiene su epicentro en el vicioso Estados Unidos de Norteamérica (EUA) el verdadero peligro para México y el mundo. EUA tiene serios problemas de adicciones (al poder, al dinero y a las drogas) por eso están activando guerras por doquier, pero principalmente donde hay negocio de drogas. Las poblaciones de Afganistán, Colombia y México están muriendo no por alcanzar la democracia, combatir el terrorismo o eliminar a la mafia organizada, no; están muriendo por que en estos países se produce la chiva, la coca y la mota que necesitan los norteamericanos para funcionar. Mientras EUA siga de hipócrita en relación a sus problemas de vicio, además de sus problemas financieros, las guerras les resultan un negocio redondo: regulando la entrada de droga a su país y permitiendo la venta de armas a otros países para que se maten.

Sospechas electorales. En su columna Astillero Julio Hernández (La Jornada 02/02/10) el periodista hace una relación de la matanza de Juárez con los niños calcinados de la guardería ABC en Sonora donde sostiene que el PAN aprovechó la tragedia para ganar la elección al PRI, cuando su candidato iba atrás antes de la tragedia. Si es el caso, las similitudes con Chihuahua pueden ser acertadas, por que el PRI lleva ventaja sobre el PAN, y si lo llegan a manejar bien, podría haber una voltereta si las autoridades priistas (estatal y municipal) resultaran involucradas. Argumento difícil, pues en Juárez por lo menos, la ciudadanía tiene claro que esta situación es por culpa de los tres niveles de gobierno, ¿cómo le haría el PAN para desafanarse de su responsabilidad?

Estrategia cártel-electoral. Si los partidos ya están cooptados por los cárteles, entonces nos enfrentamos a nuevas formas de campañas electorales. La coincidencia: la renuncia del multicuestionado Víctor Valencia de los Santos, por sus modestísimos resultados durante su gestión como Secretario de Seguridad Pública Estatal para irse por la candidatura del PRI a la alcaldía de Juárez. Si esto es así, no sabemos el grado de compromisos de la clase política (al menos de algunos) con los cárteles de la droga, de ahí que estas masacres estén relacionadas con las campañas.

Ahora bien, en el supuesto que agarraran a los culpables materiales (ya ni siquiera pedir a los intelectuales) ¿cuánto tiempo estarían en prisión para que un juez dicte que no hay pruebas suficientes y queden en libertad de nueva cuenta? En serio que parece una pesadilla surrealista. El sistema de justicia no funciona, el noventa por ciento o más de los crímenes en esta ciudad ni siquiera se investigan, ¿necesito decir más?

No es posible seguir tolerando tanta impunidad. El Estado mexicano está agotado en sus instituciones por la clase política y no puede o quiere regenerarse, por eso es necesario un cambio radical. Por lo pronto a organizarse para mantener vivo el pellejo, ¿qué son diez mil soldados y sicarios contra un millón de juarenses? Un puñado de cobardes asesinos.

NO SOLUCIONES, NO ELECCIONES

Revolución MMX