martes, 16 de marzo de 2010

Pobreza política, hipocresía y cinismo




En solidaridad con Kaori y la kasa de kultura, por el asesinato de Haziel.


El 2 de marzo del presente año el Congreso del estado de Chihuahua exhortó a los otros 30 estados de la república para “preservar la esencia del matrimonio y la familia”, así como “a defender” el matrimonio entre hombre y mujer; no sólo eso el 9 del mismo mes las y los legisladores chihuahuenses aprueban declarar el “Día del matrimonio” a celebrarse el último domingo del mes de febrero de cada año.

La clase política chihuahuense deja claro con estas decisiones su ideología conservadora, retrógrada, intolerante y antidemocrática, de derecha; además demuestra su incapacidad o hipocresía para esforzarse por solucionar el problema de la inseguridad, cosa en la cual uno supondría estarían trabajando arduamente, pero no, es mucho más importante defender su ideología imponiéndola, que realmente hacer algo por estos tiempos nefastos de violencia exagerada.


Han demostrado su cabal ignorancia en ciencias sociales y sus prejuicios sexuales, quieren engañar a la ciudadanía con argumentos falsos, pues ni la familia es “la base de la sociedad”, ni en ella “se conjugan los valores fundamentales de todo ser humano” como indican en su desplegado publicado en los medios. Estos “legisladores” prefieren alinearse a los dictámenes de la iglesia católica (quienes hace días a su vez les exhortaron a evitar legislaciones progresistas como la del DF en materia de sociedades de convivencia o matrimonios gays) dejando ver la inutilidad del Estado laico, pues pesan más sus creencias católicas o cristianas, que la constitución, ahora se ve con claridad.



También es una irresponsabilidad de su parte, pues indirectamente respaldan las acciones bélicas y el discurso discriminatorio de Felipe Calderón, cuando dice de las y los jóvenes de Ciudad Juárez que “no tienen familia y no creen en ella” aduciendo al tipo de familia monoparental o donde los padres trabajan, para justificar la violencia y la presencia del ejército en la frontera, porque para este tipo de pensamiento despótico, es más importante aparentar que reconocer las fallas del sistema político-económico-sociológico, verdadera estructura que despedaza a las familias e individuos en sociedades donde la desconfianza y la corrupción son los valores que rifan, gracias precisamente a políticos como los actuales.


Es triste ver a esta cuadrilla de políticos salidos de todos los partidos, aunque extraña la posición de los que se asumen de “izquierda”, defender condiciones de vida de la Edad Media (ni siquiera del siglo pasado) pues eso no ayuda a fomentar mejores relaciones humanas ni sociedades más concientes e incluyentes, imposibilitando incluso el desarrollo de la ciencia. Estamos en manos de personas que podrán tener un título universitario en el mejor de los casos, pero no les sirve de nada si su ética o sus compromisos están ligados a intereses particulares o a sus deformaciones religiosas. Señores y señoras “diputados” sus sueldos los pagan nuestros impuestos, no las limosnas de las iglesias, que aunque el catolicismo sea mayoría, no representa las opiniones de la totalidad de las y los habitantes de esta entidad.


Esta lección de intolerancia mostrada por la actual legislatura estatal, vuelve a confirmar la baja calidad moral de los políticos que tenemos: en vez de tener a las y los mejor preparados, a los más inteligentes, progresistas, honorables y valientes, tenemos a los sumisos de siempre, los levanta dedos, los defensores del Estado totalitario quienes a la vez están más preocupados por mantener a la sociedad sumisa y enajenada con ideas contaminadas que en poco o nada ayudan a ser libres e iguales, como se suponen deben ser las sociedades democráticas. El grado de cinismo e hipocresía mostrada por la tan poco ilustrada LXII Legislatura, demuestra la falta de compromiso asumida hacia la sociedad, aquella a la que dicen servir.


Lo peor de todo es que muchos de estos individuos luego los vemos o los hemos visto de regidores, presidentes municipales, gobernadores o repitiendo en el puesto, sin mostrar el menor ápice de cambio. Por eso no son dignos de confianza, por eso la gente no sale a votar y por eso México no progresa: por que ustedes son el obstáculo. El FBI entra a Juárez a investigar el asesinato de dos de sus ciudadanos trabajadores del consulado y ustedes muy a gusto en su recinto dejando violar la soberanía estatal. Miles de asesinatos, migración y negocios cerrados y ustedes a toda madre cobrando su dieta. El fin de semana la empresa Cablemás no dejó acceder a varias páginas de periódicos digitales violentando la libertad de expresión y el derecho a la información, pero no los vemos preocupados por el tema, no están en la jugada. Ahora sí, como suelen insultarnos en las manifestaciones aquellas personas en desacuerdo o que se sienten afectadas: ¡pónganse a trabajar!







Ya vienen las elecciones, los spots televisivos nos piden fervientemente que salgamos a votar, a demostrar el amor por México votando. Nos dicen que ahora sí, tú voto cuenta, que las cosas sí van a cambiar, en fin…el fin de semana 28 muertos en Juárez, según el encabezado del PM del lunes 15 de marzo, el ilustre periódico heredero de la tradición del ALARMA!, cuyas portadas son siempre sangrientas. ¿Para qué nos sirve una democracia exclusivamente electoral, a quién representa?



Hoy regresaron las mamás de la Ciudad de México, ¡no estamos solos!

¡NO SOLUCIONES, NO ELECCIONES!

Revolución MMX