lunes, 28 de febrero de 2011

Lucrando a costa de Juárez


Hacer leña del árbol caído

Refrán popular








En los últimos años Ciudad Juárez se ha proyectado a nivel mundial por las numerosas tragedias producto de la “guerra” contra el narco y el feminicidio más la opacidad y complicidad de los tres niveles de gobierno sobre todo en materia de justicia. Además de estos pesados lastres, ha de sumarse los esfuerzos de quienes ven en la miseria juarense la oportunidad de lucrar a costa de su dolor sin ofrecerle soluciones a sus problemas.

El caso tiene que ver con ciertos talleres ofrecidos la semana del 21 al 25 de febrero en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez, convocados por la Fundación Este País y Cohesión Comunitaria. Con una metodología débil y un marco de referencia confuso que, en términos generales busca hacer comunidad acrítica en medio de un Estado de excepción no declarado, el taller se pensó para legitimar la presencia policiaca y militar, para “cohesionar” en tales circunstancias y no para salir de dicha circunstancia. Es una lástima que se desprestigie así el nombre de una revista tan seria como Este País, como también es preocupante que esté financiada con fondos de la Agencia para el Desarrollo Internacional de los Estados Unidos (USAID) más interesados en continuar esta situación de “guerra” que en evitarla.

Y hablando de Washington. Gracias a los cables desclasificados de Wikileaks, hoy es posible ver con bastante nitidez lo que antes se sospechaba: para proteger sus intereses, Washington apoyó la llegada al poder de Calderón, con quien pactó (o más bien dictó) la actual agenda guerrerista. El gobierno de Estados Unidos está lucrando con México a costa de ciudades como Juárez. Aquí está definiendo y afinando lo que luego buscará implementar hacia el resto del país. De ahí la importancia de que sigamos dóciles, miedosos y sobre todo sumisos ante el embate de la delincuencia organizada gubernamental y civil. Todo parece prepararse para una mayor intervención estadounidense para aliviar su economía y estilo de vida: más armas, cárceles, talleres tipo el anteriormente descrito y así.

La guerra por el territorio. Los nuevos cruces internacionales (Jerónimo-Santa Teresa, Tornillo-Guadalupe) están vinculados con el lucro de los terratenientes locales ligados a intereses con los Estados Unidos y a costa de la vida sus habitantes. El despoblamiento de Lomas de Poleo hacia el norponiente, el Valle de Juárez hacia el suroriente y las predicciones de desaparición de la población de Juárez hacia el año 2020, hacen posible vislumbrar un interés económico detrás y más allá de la “guerra” contra el narco. Hay intereses por que desaparezca Juárez, por eso es totalmente contradictorio asistir a talleres para docilitar a la población frente a esta amenaza. Por cierto, ¿por qué construir la “Ciudad del conocimiento” tan lejos de la ciudad?, ¿a quién (a qué terratenientes) van a beneficiar?

El discurso oficial. Es verdaderamente chocante que el gobernador del estado César Duarte, defienda o maquille la realidad violenta de Chihuahua diciendo que “no es el estado más violento”, pues para ejemplo basta Ciudad Juárez. Es por demás obvia su incapacidad por ofrecer seguridad a sus conciudadanos(as), como bien le pueden contar en Juárez la familia Reyes, quienes han pedido, con justa razón, la cabeza del fiscal de prevención del delito Jorge González Nicolás o los colonos de Lomas de Poleo, quienes han sufrido por años el despotismo del gobernador en turno a costa de su patrimonio y vidas; flaco favor nos hace en defendernos con retóricas tan pobres y fuera de la realidad. De igual forma el alcalde Teto Murguía prosigue el desvío de recursos para terminar de desarrollar (San) Jerónimo con regidores a la medida que además sesionan a puerta cerrada, ¿y la democracia?

Los políticos también lucran con la sociedad: en las campañas electorales, en la falta de resultados, en sus negocios con o como empresarios, en la falta de transparencia. Lucran por que cobran por hacer carrera personal a costa del erario y en contra de los intereses generales, protegiéndose entre ellos y protegiendo los intereses de sus patrones. Otros que lucran son medios como el periódico PM, quienes más que informar venden morbo de sangre y sexo a una sociedad despolitizada y enferma, alimentando un ambiente sórdido, machista y valemadrista. Las televisoras igual con sus contenidos amarillistas, enajenantes, desvirtuando la realidad con sus opiniones “objetivas” pagadas por políticos y empresarios.

Hay también ya libros sobre la actual situación de Juárez de autores que probablemente ni siquiera han pisado estas tierras de las que se dicen expertos, como ha sucedido con el fenómeno del feminicidio. Tampoco ha de olvidarse que la situación de anomia de Juárez es una invitación abierta a los delincuentes locales y sobre todo foráneos a venir a disfrutar de un lugar equivalente a Disneylandia para ellos. Todo mundo saca provecho de Juárez menos las y los juarenses.

Es muy importante estar alertas de tantas situaciones en búsqueda de mantener las cosas como están. El fracasado “Todos somos Juárez” no hay que olvidarlo, fue un programa electorero del PAN, que además nos engañó con el recurso prometido (tres mil millones, de los cuales una tercera parte ya estaba previamente contemplada) y actores como la regiduría y la Cámara de diputados son espacios donde se decide el destino del dinero y de la gente sin consultarla. ¡Ciudado! No se deje engañar.