lunes, 29 de noviembre de 2010

Neoliberalismo municipal y hostigamiento estatal-federal


En apoyo solidario a las y los pepenadores

Fiel a su estilo de gobernar, el segundo periodo como alcalde de Ciudad Juárez de Héctor “Teto” Murguía, se va pareciendo cada día más al de su primera administración municipal. Poco a poco va mostrando su talante vengativo, su espíritu destructor de las obras de otras administraciones, del exceso de fuerza contra ciudadanos desarmados y de ese “capitalismo de compadres” que seguramente vendrá con la privatización (perdón, concesión) de servicios municipales so pretexto de generarse recursos.

Con ayuda del periódico de derecha Norte de Ciudad Juárez, que no ha dejado un solo día de criticar desde hace muchos meses (aunque parece más linchamiento) a la persona y administración del recién saliente alcalde José Reyes Ferriz, cuya corrupta administración e incapacidad política dejó ciertamente mucho que desear, ahora resulta ser una verdadera catástrofe comparado con el Teto, cuando es bien sabida la relación de parentesco de éste con el dueño de dicho periódico, así como las irregularidades heredadas de su primera administración que, ¡cosa curiosa! ni si quiera se mencionan en ese diario de corta memoria histórica, aunque haya situaciones parecidas a comparar de ambos.

En los primeros dos meses de la nueva-vieja conocida administración tetista, ya salen a relucir las contradicciones neoliberales que serán la tónica de su mandato por lo menos hasta lograr una senaduría, pues aparentemente la alcaldía sólo fue un premio de consolación al no ser candidato a gobernador y, si ya saltó de un puesto de elección popular (diputación federal) la cual abandonó al año para jugar de candidato, ¿qué importa si luego deja inconclusa esta administración? ¡Viva la democracia mexicana tan bondadosa con los políticos chapulines!, ¡Vivan los impuestos ciudadanos para solventar la democracia más cara y ficticia del mundo!

El Teto inició con el pie izquierdo su actual gobierno (lo cual ha de ser dolorosísimo para alguien de derecha) comenzando con su insensible o mejor dicho, despectiva reacción ante la masacre de Horizontes del sur a finales de octubre; insufrible y en plena precampaña hacia su senaduría, sólo reaccionó por cuestiones de disciplina partidista, más importante quedar bien con el góber y el PRI que con la sociedad juarense y la opinión pública, total, pos si matan gente todos los días. Parecía que el hecho le había dado su lección, pues en comparación a su administración anterior, bulliciosa y sumamente protagonista, seguramente le sugirieron guardar un perfil discreto.

Pero el Teto es el Teto y no podía dejar mucho tiempo sin hacer gala de su personalidad. La ocasión la dio precisamente el dos veces fracasado proyecto de transporte semi-masivo de Reyes Ferriz. No es posible saber qué tan errado era el proyecto (claro que para eso se creó el Instituto Municipal de Investigación y Planeación, pero por algo el Teto le quitó la independencia; de todos modos ni le hacen caso) pero si es posible considerar su desmantelamiento como una revancha política, siguiendo el ejemplo de su anterior administración con obras de extracción panista, como el caso del IMIP. El semi-masivo costó la pérdida de millones de pesos salidos de nuestros bolsillos, dinero desperdiciado por caprichos de ambos.

Luego estos últimos días de noviembre aparece la mano invisible, no de Adam Smith, teórico del liberalismo económico, sino de la legitimación de la violencia de Estado en contra de las y los pepenadores de basura, uno de los sectores más humildes de la ciudad, quienes ven mermada su actividad por las facilidades del ayuntamiento a la empresa privada Best Way. Curiosamente es en estos sectores marginados donde el PRI y el Teto hacen su agosto cada elección dándoles migajas por votos. El encarcelamiento de varios de ellos más el trato despectivo, es elocuente y debe ser muy esclarecedor para desmitificar a políticos populistas como el Teto. ¡Pero!, ¡pero! ¿quiere más?

Resulta que precisamente en la sesión de cabildo del jueves 25 de noviembre se aprobaba la forma de cómo hacerse de recursos para una alcaldía en bancarrota: “concesionando” los servicios de alumbrado público, estacionómetros y generación de multas a través de medios electrónicos, según nota de @juarez, ¡claro! Previos estudios y aprobación del cabildo, lo cual no será problema, conociendo quiénes lo integran. Bochornoso que hayan sesionado protegidos por antimotines ante el temor de ser reventada la sesión por los pepenadores, indignos de llamarse “regidores”.

Van a penas dos meses y lo que falta por venir sin olvidar que…estamos en medio de la vorágine de sangre y desempleo más grande de nuestra historia.

Hostigamiento estatal-federal. Si todavía siente algo de indignidad ciudadana, usted tiene todo el derecho de rechazar el pretendido operativo de la Fiscalía General del Estado y la Policía Federal, de buscar casa por casa y en retenes autos robados y para que éstos no se sientan menos que el Teto, ¡Viva el nuevo Estado de derecha en Chihuahua! ¡Vivan los políticos que nos hacen la vida imposible a las y los ciudadanos! ¡Viva el Estado policiaco! ¡Vivan los impuestos que pagan sus jugosos sueldos!